Formación, Experiencia, Datos útiles, etc

lunes, 8 de noviembre de 2010

Ariane Mnouchkine

Ariane Mnouchkine.- Yo reivindico, totalmente, esa expresión: "entrenar". [...] "Es la imaginación". Eso es un músculo, eso se trabaja.

Josette Féral.- ¿A través de qué medio?

Ariane Mnouchkine.- Por la sinceridad. Por las emociones. Por el juego, verdaderamente, por el juego. No por el recuerdo, no creo para nada en eso. Es necesario, poco a poco, tener visiones, ser visionario, ver sobre qué estamos hablando, ver adónde van, de dónde son, ver el cielo que tienen encima, la lluvia, recibir la emoción del otro, en eso sí creo. En tren de hablar muy seriamente de las teorías del teatro, pero, en fin, Sólo hay que creer mucho en su problemática, en su cólera, en su fuerza, en su alegría, en su sensualidad, en el amor, en su odio, en lo que quieran...En eso hay que creer. Seriamente, la mala interpretación que se ha hecho de Brecht: se ha creído comprender que Brecht decía que eso no era necesario. Brecht nunca dijo eso. Él dijo que no hay que equivocarse. Creo que hay algo en el trabajo del actor que hace que eso último, no lo vamos a llevar a la infancia, pero debe consistir en entrar en la infancia, despojarse de las imágenes prefabricadas que son contrarias a la imaginación. Son imágenes ya hechas, son clichés, eso no tiene nada que ver, y ahí no hay nada de emoción.

Josette Féral.- Pero esta imaginación debe nutrirse en algún lado. Para el actor, no es suficiente decir: "Yo quiero creer en eso", y creer. Son necesarios algunos puntos de apoyo para ayudarlo a creer.

Ariane Mnouchkine.- Desde ya, es necesario que haya una verdadera situación; yo no diría un pretexto, se sabe que una improvisación es posible, pero es necesario que haya una situación teatral y la ambición de crear un personaje. Es necesario que haya invención y que haya también descubrimiento.

Encuentros con el Teatro del Sol y Ariane Mnouchkine
Josette Féral
(Ediciones Artes del Sur)

No hay comentarios:

Publicar un comentario